¿Qué son las lenguas romances?

lenguas romances tai

Lenguas romances: español, francés, italiano y más

¿Te ha pasado que escuchas algo en francés o en portugués y crees entenderlo? O quizá te haya pasado con el italiano. No es porque tu cerebro te engañe y sepas un idioma sin saberlo. Lo que ocurre es que hay idiomas que de repente suenan parecidos entre sí porque tienen un mismo origen.

Tal es el caso de las lenguas romances: idiomas que derivaron del latín vulgar (el latín del pueblo) y poco a poco se fueron extendiendo desde Roma hasta otros sitios. Y así, entre lugares y usos, fueron cambiando naturalmente. Así es como se formaron el francés, español, italiano, portugués, catalán, rumano y sardo.

Es por esto mismo que muchas de las palabras usadas en estos idiomas tienen un origen etimológico compartido. De ahí el que haya palabras similares, ya sea en grafía (escritura) o en significado. Asimismo, el compartir origen hace que sus construcciones gramaticales sean, hasta cierto punto, similares.

Similitudes entre lenguas romances

  • Tienen dos posibilidades para número gramatical (singular/plural).
  • Tienen concordancia entre el género del sustantivo y el del adjetivo.
  • Tienen artículos demostrativos que derivan del latín.
  • Sus verbos tienen múltiples conjugaciones con fallos gramaticales que incluyen persona, número, tiempo y modo.

Quizá te suena complicado, pero en realidad, ¡juega a tu favor! Tener construcciones gramaticales similares y usar partes del lenguaje que ya se usan en español, te facilita el entender las expresiones. Es decir: te será más fácil aprender un idioma que sea una lengua romance.

Si te interesa aprender un nuevo idioma, puedes acercarte con facilidad al francés. ¿Te interesa? Ven a estudiar francés en TAI. Tenemos grupos pequeños y la mejor atención para que aprendas más rápido.